miércoles 15 de julio de 2020

Escuchá La Cábala en vivo

SAÚL LAVERNI: «SIEMPRE PASA QUE ALGÚN DIRIGENTE VIENE A SALUDARTE Y DESEARTE UN BUEN PARTIDO»

El árbitro del clásico paranaense de la pasada jornada por el Torneo Nacional, Saúl Laverni, habló con La Cábala sobre varios temas relacionados a lo que dejó el partido. En primera instancia, remarcó que su tarea fue sencilla: “habría que interpretar que ambos equipos también colaboraron muchísimo, porque fueron leales, no hubo malas intenciones, empujones. Eso ayudó a que el clásico salga bien. Me parece que Entre Ríos necesita un equipo en primera. Creo que el clásico demostró que cualquiera de las dos instituciones puede estar en primera división”.

 

Sobre el resultado final del encuentro consignó: «era esperable porque Patronato tiene altura en la delantera. Había un diálogo fuerte entre ellos siempre dentro del ámbito futbolero. El tránsito fue rápido en la mitad de la cancha lo que hace que haya muchas situaciones de gol”.

 

El juez no le fue esquivo a las declaraciones en redes sociales por parte de José Cáceres, presidente de Atlético Paraná. Sobre esta situación, remarcó: «José Gómez vino a saludarme. Después del partido, Atlético Paraná nos regaló una bandeja de quesos y salames. Lo que sucedió con la dirigencia de Patronato siempre fue dentro de lo habitual. Siempre pasa que algún dirigente viene a saludarte, a desearte un buen partido y que todo salga bien. No veo una malicia dentro del saludo, dentro de la cordialidad”. A esto agregó: “me habían dicho que podría haber sido un partido complicado dentro de lo político o lo futbolístico, pero por suerte salió bien”.

 

Ya hablando sobre el juego en sí, otra de las grandes dudas que surgieron fue el porqué de la expulsión de Walter Andrade, sobre lo que Laverni advirtió: «el asistente N°2 me avisó que hubo un festejo desmedido”. Además hizo referencia al presunto penal que el Negro le cometió a Maximiliano Piris: «fue bastante duro, fue al balón, jugó al límite Andrade. Corrió el riesgo de que si el atacante la tocaba seguramente había contacto, lo que hubiera sido penal”.

 

Al cierre, el árbitro rosarino reflexionó sobre la actualidad del arbitraje y su poca credibilidad: “Es bastante difícil entrar a una cancha y que no te crean. Pero entramos y no nos creían por esta imagen que se está dando en el ámbito del fútbol a nivel internacional. Hay que demostrar dentro de los 90 minutos. No estamos exentos de que nos griten, y tenemos que demostrar dentro de los 90 minutos, a mi eso me duele muchísimo”.

Te puede interesar

Rosales interesa en Central Córdoba

Santiago Rosales es pretendido por Central Córdoba. Su pase pertenece a Racing y, pese al …