lunes 12 de abril de 2021

Luto en el patín entrerriano por el fallecimiento de Carolina Pacher

Este viernes el mundo del patín y el deporte entrerriano sufrió la partida de la emblemática expatinadora y entrenadora Carolina Pacher.

Este viernes el mundo del patín y el deporte entrerriano sufrió la partida de la emblemática patinadora y entrenadora Carolina Pacher.

Tras sufrir una larga enfermedad, la reconocida entrenadora y expatinadora, Carolina Pacher, falleció este viernes. El hecho enlutó a todo el patín entrerriano, que expresó sus condolencias a la familia y seres queridos de un emblema del deporte sobre ruedas.

Pacher formó a varias generaciones de patinadoras que devolvieron su confianza y trabajo con campeonatos y medallas, a nivel nacional e internacional. Entre ellas, la seguiense Lucía Kindebaluc, quien expresó su profunda tristeza tras enterarse de la noticia.

El mundo del deporte se expresó para recordar a Carolina, coincidiendo todos en que fue una luchadora incansable, un ejemplo para sus pupilas y una entrenadora-madre con las palabras justas para que sus alumnas nunca se rindan.

 

 

 

El arte sobre ruedas (extracto de «Sueños en la avenida oblicua – Historias del Atlético Echagüe Club)
Raquel llevaba de la mano a su pequeña hija Carolina que caminaba más lento y sin mucho entusiasmo, ingresando al club Talleres, en aquella tarde de 1985. Otras madres ya estaban a un costado de la pista colocándoles los patines a sus hijas para el inicio de la clase del nivel inicial de
patín artístico.
Carolina, con apenas siete años de edad, quería hacer danza, pero su madre estaba intentando introducirla en el mundo del patín.
—Caro, mi amor, vamos a probar, si no te gusta te prometo que busco un lugar donde puedas hacer danza —pretendía convencerla Raquel.
La familia Pacher vivía en la zona de Paracao. Miguel Ángel, el padre, y Raquel Guerra, la madre, querían que sus hijas Carolina y Evelyn, la menor, practicaran algún deporte. Estaban tratando de que fuera el patín artístico. Desde aquella tarde en que Carolina se puso los primeros patines en Talleres y hasta el día de hoy, después de más de treinta años, nunca dejó de patinar.
Luego de un par de años pasó a la Unión Árabe, donde bajo la conducción de Rogelio Salemne logró cinco títulos nacionales. Más tarde, a los dieciocho años, pasó al Club Neuquén, que estaba más cerca de su domicilio.
Carolina empezó su carrera como entrenadora ayudando a Rogelio en la Unión Árabe a los quince años, y desde ese día no ha dejado de enseñar. Profesionalmente ha estado en varios clubes; además de la Unión Árabe, en Palermo, Recreativo, Palma Juniors y, fuera de Paraná, en el
Seguí Fútbol Club y en Sarmiento de Crespo.
A nuestro club llegó en el 2010, cuando en el Palma Juniors la cantidad de niñas la obligó a buscar otra institución con más posibilidades de tiempo e infraestructura. El Salón Affinis, el Playón Gastón Eberle, el estadio Luis Butta y otras sedes como el Cristo Redentor le han dado al patín artístico la posibilidad de desarrollarse y seguir creciendo.
En la actualidad, Echagüe cuenta con campeonas entrerrianas, nacionales, sudamericanas y mundialistas, producto de un arduo entrenamiento: Lucía Kindebaluc, subcampeona mundial 2015, campeona sudamericana y nacional; Tania Cardozo, campeona argentina y sudamericana; Milena Alfaro, subcampeona panamericana, campeona argentina, medalla de bronce en la Copa de Alemania, medalla de bronce en el Sudamericano; Martina Pirola, subcampeona Copa Sudamericana, campeona argentina; Aixa Cullen, campeona argentina; Josefina Zof, campeona argentina; Antonella Agnoli, campeona argentina, Selección Argentina, campeonatos sudamericanos; Ailén Ledrhos, quinto puesto sudamericano, campeona argentina; Agostina Gastiazoro, medalla de bronce Sudamericano Promocional, subcampeona argentina; Ailén Arboatti, campeona argentina; Valentina Corda, campeona argentina; Bernardita Alizegui Moyano, subcampeona argentina; Constanza Zorzabal, subcampeona Argentina; Lourdes Pirola, subcampeona argentina; Martina Johnston, subcampeona argentina; Manuel Luna, campeón argentino; Florencia Gauto, campeona argentina; Micaela Gieco, subcampeona argentina; Paula Bolzán, subcampeona argentina; Ailén Ylarragorry, medalla de bronce Campeonato Nacional; Melaine Schneider, medalla de bronce Campeonato Nacional.
Además, más de ciento cincuenta niñas que se inician en el deporte llenan de color y alegría diariamente nuestro club.
—Meli, fijate bien en el círculo, mantené el equilibrio con los brazos, la cabeza —se las escucha a las ayudantes de Carolina con las niñas que recién empiezan.
—Ahora hagamos un bucle, una mariposa, el ángel, la avioneta. Mientras tanto Carolina
perfecciona a las más avanzadas del nivel de alta competencia.
—La rotación, concéntrate en la posición del cuerpo —le decía a Aixa.
—Vamos, sin el freno, sin el freno —le insistía a Antonella— la vista al frente, más gracia, más alegría, de eso se trata.
En otra época, el patín artístico tuvo sus años de gloria a mediados del siglo pasado cuando el club tenía una pista exclusiva para 375 este deporte donde en la actualidad pasa la calle 25 de Mayo. En 1955 se abrió la calle, uniendo Pascual Palma con Irigoyen y eliminando la pista. A partir de ahí el patín tuvo altibajos hasta desaparecer durante muchos años. En aquellos inicios del club, el patín estuvo representado por grandes dirigentes como Keri Bandiera, Rodolfo Arce, Remigio Cargnel y Carlos Sauthier, y destacados patinadores y patinadoras como Nina y Chiquita Anuch, Teresita y Myrna Calcina, Tomasita Thompson, Marta Cipriani, Silvia Aznar, Elba Cardenia, Graciela Demonte, Teresita Piani, Marta Roselli, Haydée Fusi, Susy Kohan Urrutibeti, Mario Cipriani, Mercedes Bersano, Rubén Ubiría y Ricardo Altamirano, entre otros.
Es como si esas maravillosas semillas hoy vuelven a germinar. Con mucho orgullo y alegría podemos decir que a partir del 2010 el patín azul y negro no ha parado de crecer gracias a Carolina Pacher (quien en los últimos dieciséis años ha sido elegida como mejor entrenadora en catorce oportunidades), a sus colaboradoras —Abigail Beber, Micaela Pirola, Lucía Kindebaluc, Agustina Gastiazoro y Evelyn Pacher —, y especialmente a aquellas miembros de la subcomisión y madres que hacen que a las chicas y entrenadoras no les falte nada y que todos podamos disfrutar de este
hermoso arte sobre ruedas: Laura Bruselario, Patricia Bello, Elba Fernández, Natalia Serri, Cecilia Landra, Rosana Beltramino, Nancy Moyano, Vanina Bonsi y otras madres colaboradoras más.
—Si no cargas bien, no vas a tener buen despegue. Bien estirada en el vuelo —le decía a Micaela.
—Lu, balancea con todo el cuerpo, el mentón arriba, las manos, los dedos, así, así, bien —era el turno de Lucía—, ahora un doble giro, volá, volá, que se viene otro mundial. Y Lucía voló más que nunca.

Te puede interesar

Atletismo: El GPS pasó por Concepción del Uruguay

La Histórica recibió durante tres jornadas al Grand Prix Sudamericano, que finalizó con saldo positivo …